Site Overlay

Cómo empezar tu proyecto en WordPress

“En menos de cinco minutos puedes tener WordPress montado”

Seguramente habrás leído en infinidad de blogs estas palabras. Y no les faltan razón, la curva de aprendizaje que tiene WordPress es muy fluida y lo convierte como en una opción muy buena a la hora de empezar tu proyecto. Si quieres añadir alguna funcionalidad, puedes instalar un plugin. Y si quieres un estilo concreto, dispones un inmenso catálogo de temas que puede adaptarse a tus necesidades. La principal ventaja de WordPress es su simpleza y facilidad a la hora de montar un proyecto desde cero. Pero es ahí donde quizás podemos encontrar un problema muy habitual cuando queremos mantener o ampliar la funcionalidad de nuestra página. Muchas veces cuando empezamos un proyecto optamos por lo rápido y fácil, esto al principio podría parecer comienzo de un cuento feliz, pero puede convertirse en tu peor pesadilla…

witcher gif grito

Pongamos un ejemplo…

Supongamos que somos Pepito. Y como tal quiere montar una web donde podamos vender merchandising y para ponerlo un poco más complicado tienen que haber vendedores de por medio. En resumen la página de Pepito es un portal que hace de intermediario entre vendedores, sus propios productos (merchan) y el cliente final. Y como no, si Pepito quiere sacarse un dinerillo de la página cobrará una comisión de cada venta que se realice…:

Objetivo de la página de Pepito

Así de primeras, parece una página simple. Con un tema, WooCommerce, un plugin que permita multivendedor y el cobro de comisiones. Podemos conseguir los objetivos de Pepito para su tienda online. Pero veamos como ha montado Pepito su página…:

Cómo está formada la página de Pepito

Si nos fijamos, vemos que Pepito se ha documentado un poco sobre el tema. Y ha averiguado que para poder montar su tienda, no solo necesita de la instalación básica de WordPress. Necesita del plugin WooCommerce para transformar su página en una tienda online. Y ha elegido varios plugins de diferentes fuentes para aumentar la funcionalidad de su tienda, ha tenido que pagar por ellos y se gasta todo su presupuesto. En cuanto al tema, ha encontrado uno gratuito que le gusta mucho de un desarrollador personal llamado Jaime Vaugent, al parecer es la primera vez que esta persona hace un tema para WordPress… Por último, como no le queda ni un duro, encuentra un slider muy chulo de una página nulled que le permite hacer carruseles de imágenes con los productos.

Con estos plugins, tema y algunas configuraciones. Pepito se lanza a la piscina abriendo su página web al público sin haber realizado prueba alguna. Ve que su página va como la seda y decide lanzarla directamente a producción.

La antesala de lo que se avecina…

Pasan unos meses, y parece que el negocio de Pepito. Va viento en popa. Empieza a recibir usuarios que se registran como vendedores y estos empiezan a vender sus productos. Las comisiones empiezan a llegarle a Pepito, y empieza a sentirse orgulloso de su proyecto. Totalmente ajeno de la amenaza que le estaba acechando…:

gif de gato asustandose por explotar un globo

Empiezan una serie de catastróficas desdichas

Y no estoy hablando de Neil Patrick Harris haciendo del Conde Olaf. Resulta que al pasar un poco más de tiempo. Pepito empieza a ver en su escritorio de administración de WordPress una serie de notificaciones que le sugieren actualizar el plugin de multivendedores, Super Vendors. Él decide hacerlo y justo cuando se actualiza…:

error 500

Pepito no entiende lo que está pasando. Intenta buscar una respuesta del proveedor donde tiene alojado su sitio y lo único que recibe es que puede ser un problema de su plugin… Se pone en contacto con el equipo que lo desarrolló, Master Vendors. Y el equipo le dice…:

Repuesta de Super Vendors

¡Vaya! Parece que el equipo que desarrolló Super Vendors, no se hace responsable de las posibles incompatibilidades que puedan producirse con otros plugins que no hayan desarrollado ellos. Solo pueden asegurar que sus plugins son compatibles con WooCommerce. A Pepito no le queda otra que volver a la versión anterior del plugin para que vuelva a funcionar.

Ding! Ding! Din!… Nueva actualización de WordPress

Sigue pasando el tiempo, la notificación de que tiene que actualizar Super Vendors, empieza a ser molesta para Pepito. Y ahora aparece otra notificación nueva indicando que toca actualizar WordPress. Pepito prueba a actualizarlo y….:

Problemas con el tema

Pepito, empieza a recibir correos de vendedores enfadados. Sus productos no se están mostrando como deberían y algunos ni siquiera cargan bien. Están perdiendo dinero, pero sobre todo, clientes que tanto les costó ganar. El público piensa que la página es inestable y no quiere compartir su información personal en ella.

Para intentar arreglarlo, Pepito intenta ponerse en contacto con el desarrollador del tema, Jaime Vaugent. Pero resulta que Jaime no está disponible, está enfrascado en otros proyectos y parece ser que el mantenimiento del tema lo dejó hace mucho tiempo. A Pepito no le queda otra que volver a la versión anterior de WordPress para que el tema pueda volver a funcionar.

¡La sombra del nulled entra en acción!

Parece que la tormenta que arrecía sobre la tienda de Pepito empezaba a darle un respiro. Vale que volviendo a las versiones anteriores, no sea la mejor opción, sobretodo por temas de seguridad. Pero al menos está escapando con lo que tiene y parece que los vendedores han vuelto a tener cierta estabilidad con sus clientes. Pero Pepito como el resto de usuarios de la página, no saben que tan solo han pasado la antesala de la catástrofe que se avecina.

Así sin venir a cuento, el comportamiento de la página empieza a ser bastante errático. Las pasarelas de pagos redireccionan a otros dominios que intentan suplantar las identidades de las originales, con la finalidad de conseguir los datos bancarios de los clientes. A veces el enlace de la página del login resulta que no es el de la tienda de Pepito. Y los clientes no dejan de recibir correos de la página que podrían considerarse spam…

Pepito intuye que por no mantener actualizado WordPress le han hackeado la página. Pero al final acaba descubriendo que el problema está en el plugin Slider Pro. Resulta que se descargó la versión Pro de una página nulled y tenía un script que abrió una puerta de seguridad a su site. Al pobre Pepito no le queda otra que tener que quitar ese plugin y restaurar alguna copia de seguridad, afrontando las pérdidas que eso conlleva.

¿Tendrá el pobre Pepito un final feliz?

No lo creo la verdad. Después de lo que ha pasado, la imagen de su tienda se ha visto comprometida y va a ser muy complicado recuperar a los vendedores y clientes que ha perdido. Además, el hecho de no actualizar WordPress, los plugins y el tema, supondrá que puedas recibir ataques que exploten aquellas vulnerabilidades que no han sido parcheadas.

¿Qué ha pasado realmente?

El caso de Pepito, aunque parezca muy simple, es algo muy común que suele pasar entre aquellos que deciden empezar sus andaduras en el mundo de WordPress. Muchas veces cuando empezamos a documentarnos, es tanta la información buena que recibimos sobre el CMS que acabamos por idealizar todo lo que tenemos delante y tiramos con ello sin haberlo pensado dos veces antes. ¿Nos gusta este tema porque entra en sintonía con mi público?, lo instalo. ¿Este plugin hace una cosa chula?, lo instalo. ¿Necesito un carrusel?, instalo lo primero que encuentro.

Nos han metido tanto en la cabeza que es muy fácil montar un site y configurarlo a tu gusto. Que eso lo extrapolamos a la hora de tomar decisiones que pueden convertirse en un calvario a corto o largo plazo.

Aprender a trabajar con WordPress es fácil, eso es cierto. Pero el ejemplo que he puesto sobre Pepito, es de una página con 4 plugins. La mayoría de las veces ese pensamiento provoca instalaciones de WordPress con más de 40 plugins. Si a Pepito se le presentaron estos problemas, imagínalo multiplicado por 10.

Entonces…¿Cómo empiezo mi proyecto?

Lo principal a tener en cuenta a la hora de empezar un proyecto en WordPress. Es ser consciente de lo que se tiene tanto para lo bueno como para lo malo. Y nunca dejarse llevar por aquello que puede ser la solución rápida. Ojo, no estoy diciendo que haya que descartar la vía fácil, si no hay que tener consciencia de lo que se está usando y pensar en los inconvenientes que podemos tener para enfrentarlos cuando toque.

Saber qué tema escoger, qué plugins instalar y como configurar la página para conseguir nuestros objetivos. Nos lleva a tener que hacer una serie de elecciones que si se escogen sabiamente podremos tener una página sin problemas. Para ello a continuación os indico una serie de pautas a tener en cuenta…:

Entender el ecosistema WordPress

WordPress tiene detrás una gran comunidad que lo apoya y saber moverse en ella puede convertirse en un gran aliado a la hora de afrontar un nuevo proyecto. Dependiendo de las necesidades que puedas tener, puedes encontrar el grupo que necesitas para que puedan ayudarte. Aprender a moverse por los foros puede servir para que aprendas y compartas tus experiencias con el resto de usuarios. Participar en las Meetups te permiten ampliar tu lista de contactos a nivel local, te ayuda a conocer a aquellas personas que se dedican a WordPress o tienen algún interés. Estar en contacto con la comunidad puede servirte para encontrar ayuda especializada.

Ver el historial de actualizaciones del tema o plugin puede ser un buen indicador del ciclo de vida. Por ejemplo, si la última actualización de un plugin fue hace 8 meses, entenderemos que el desarrollador ha dejado de mantenerlo y que podría dar fallos en recientes versiones de WordPress. Para poder entender bien este dato debemos ser conscientes de lo que tenemos actualmente instalado en nuestro WordPress y de lo que queramos instalar.

Por ejemplo si tenemos WooCommerce instalado, debemos saber que aproximadamente cada 6 meses sale una actualización con cambios importantes. Por ello todos aquellos plugins o temas que dependen de WooCommerce deberían tener ese tiempo como margen o al menos deberían garantizar su compatibilidad.

Al igual que las valoraciones o análisis que puedas encontrar. El número de instalaciones activas puede ayudarte a saber cuánta gente confía en el plugin o tema. Si han cumplido con las expectativas y funciona correctamente. Esto es importante combinarlo con el tiempo desde que se lanzó. No es lo mismo un plugin que ya está asentado desde hace años y que tiene buenas valoraciones, a usar un plugin que acaba de salir. Esto no quiere decir que tengamos que descartar a los plugins o temas nuevos. En este caso serán otros elementos a tener en cuenta a la hora de elegirlos. Como comprobar que se adaptan bien a nuestras necesidades, no produzcan problemas, tengan soporte o si el desarrollador es alguien serio.

Aquí es importante leer la ficha del desarrollador del plugin o tema que vas a utilizar. Comprobar si tiene su propia página web, saber cuál es su trayectoria, cuánta experiencia tiene y en qué condiciones ofrece sus servicios. Un buen desarrollador que quiera que uses sus plugins o tema tiene que convencerte de ello, hacerte sentir seguro/a de que estarán ahí cuando tengas algún problema relacionado con su código. Si hay algo que empiece a transmitirte inseguridad, simplemente descártalo y sigue buscando.

Un desarrollador comprometido con la comunidad es alguien que lo estará con sus clientes.

Los desarrolladores suelen ser conscientes de que este paso es muy importante para que su modelo de negocio no se vaya al traste. Por ello muchas veces suelen participar en la comunidad, asistiendo a eventos como las WordCamps, dando charlas en las meetups, ayudando en los foros, ofreciendo versiones free, etc…

Tarde o temprano surgirán problemas. Los temas o plugins están desarrollados con el planteamiento de resolver un problema de manera genérica, pensando en que van a ser utilizados por un gran número de personas. Pero cada página es un mundo distinto con sus propias particularidades. Por eso es vital que el desarrollador ofrezca soporte. El tiempo de respuesta de este en resolverte el problema será decisivo.

Si un plugin se comporta de manera diferente a como lo había descrito el desarrollador. Y estás totalmente seguro de que las condiciones que se dan son originadas por ese plugin. Será hora de que uses el soporte que ofrece el desarrollador.

¿Cómo podemos saber que tienen un buen servicio de soporte?

En realidad no hay una forma exacta de saberlo, este punto está en cierta forma relacionado con el anterior (¿Quién es el desarrollador?). Ya que dependerá de la confianza que te transmita el que elijas usar su código. Un buen indicador que puede servirte es chat directo dónde un asistente pueda resolverte las dudas. Procura explicar bien tu caso, para que la otra persona pueda dejarte claro qué herramientas podrían adaptarse mejor a tu página.

También es muy importante, saber qué es lo que cubre el soporte del desarrollador. Muchas veces se dan incompatibilidades entre plugins de diferentes desarrolladores y en estos casos tendrás que contratar a alguien para que lo arregle.

Que un tema o plugin tenga versión free aunque esté limitada. Puede servirte como un primer contacto para entender como funciona y si se va adaptando a lo que quieres. Además puede servirte como orientación y primera toma de contacto con el desarrollador, ver en los foros la actividad y de si se están resolviendo los problemas que van planteando los usuarios.

Volviendo al caso de Pepito. Él utilizó 4 plugins de diferentes desarrolladores: Automatic, Master Vendors, Vendors Press y Pro Slider. Seguramente porque se adaptaban a las necesidades y se dejó llevar por el momento…

El usar diferentes plugins de diferentes desarrolladores se tiene que usar como un último recurso. Solo en el caso de no encontrar algún desarrollador cuyo catalogo se adapte a la mayoría de tus necesidades. El que apuestes la mayoría de tus plugins desarrollados por una misma compañía, te aseguras que en el mayor de los casos haya compatibilidad entre ellos. Además de tener acceso al soporte, a veces ofrecen planes de subscripciones a los que puedes acceder a todo el catálogo.

No es un proceso fácil, encontrar un solo desarrollador que se adapte a todas tus necesidades. Por eso lo mejor que se puede hacer es separar las prioridades que tengas y destinar aquellas que tengan mayor importancia al perfil que mejor pueda adaptarse.

Por si es la primera vez que lees esto de los nulled. Un nulled es un portal dónde puedes encontrar versiones premiums de muchos plugins o temas. A veces estarán gratis, otras veces te piden una cantidad irrisoria de dinero. El principal reclamo de estas páginas es el acceso directo o más barato a un contenido que en los canales oficiales.

¿Es ilegal que los nulled hagan esto?

En un principio no, todo el código de WordPress y el que se haga para él, ya sea para temas o plugins, está bajo la GPLv3. Esto viene a decir que la distribución del código está permitida y estás en tu derecho a querer cobrar por ella. Otra cosa es que explotes la imagen de marca de aquellos desarrolladores que crearon ese código…

A parte de que no es algo ético. El hecho de acceder a un código que no viene del canal oficial del desarrollador. Te expones a que, lo que te estás descargando, haya sido bichado. Pero el principal problema de eso es que no tienes acceso al soporte con el desarrollador. Estás abierto a problemas por intentar ahorrar unas cuantas monedas.

Probar, probar, probar y más probar…

Hay un tema que no he tocado y que es muy importante. Una cosa que Pepito tampoco hizo… Y es que antes de lanzar la página de cara al público final, siempre hay que probar todo lo que se quiera añadir o cambiar. Tienes que tener un entorno de pruebas para asegurarte de que los cambios que hagas no afecten a tus clientes. Si hay alguna actualización, pruébala antes. Si tienes que hacer algún cambio, pruébalo antes. Cualquier cosas que vayas a hacer que afecte al funcionamiento de la web, siempre hay que probarlo.

Conclusión

Pepito empezó su proyecto como muchos hacen… Y es que la simpleza que tiene WordPress a la hora escalar tu proyecto puede convertirse en un arma de doble filo. A veces hacer las cosas deprisa y con la intención de ahorrar al máximo puede suponer un gran pérdida. Y todo por no entender como funciona el ecosistema de WordPress en sí. No existe la fórmula exacta que te ayude a tener una página sin problemas. Pero si sigues estos consejos, podrás entender mejor lo que estás usando y como funciona. Aunque no lo parezca esto ayuda un montón a la hora de resolver las incidencias que puedas tener.

Iconos obtenidos de Flaticon, Freepik, Prosymbols, Monkik, Flat Icons, Smashicons, Inconixar y Pixel Perfect.